Dependencia de internet y dispositivos portátiles

Dependencia de dispositivos portátiles.

¿Son los teléfonos inteligentes e Internet adictivos? Muchos nos preguntan: “¿Cuánto tiempo tienes que estar conectado a internet, usar tu smartphone o dispositivo portátil para hablar de adicción?”. Existen numerosos estudios relacionados con las nuevas tecnologías, internet y sus efectos en los humanos, pero nadie parece definir el tiempo de conexión "adecuado" (cantidad y frecuencia), o cuál es el uso correcto para evitar riesgos para la salud. Entonces, no hay respuestas definitivas para aquellos que hacen estas preguntas.

En general, la sospecha de la existencia del problema puede estar presente cuando el afectado, para permanecer y utilizar su medio (internet, teléfono móvil, etc.), llega a privarse de aquellos placeres comúnmente definidos como saludables (ir salir con amigos, dedicarse a los seres queridos, practicar deportes y aficiones, etc.): cuando prefiere el mundo virtual al real, cuando reacciona con nerviosismo o de forma inusual si es forzado, o si intenta prescindir de él sin éxito, cuando se descuidan las actividades laborales, las relaciones importantes e incluso ella misma.

Internet y el uso de dispositivos portátiles pueden escapar fácilmente al control del sujeto convirtiéndose en verdaderas compulsiones. El uso continuado por parte de aquellos usuarios que descubren el magnifico mundo de la web (compras online, juegos, apuestas, pornografía, chat, información constantemente actualizada, etc.), que ahora se ha hecho accesible (siempre a mano) gracias a los teléfonos móviles, acaba pasando por dictar las reglas del juego hasta hacer esclavos.

Hoy en día, tener un teléfono inteligente es barato, conveniente, acelera los procesos de trabajo, lo hace disponible en cualquier momento y en cualquier lugar, brinda seguridad. Gracias a las diversas aplicaciones que se pueden descargar en su teléfono inteligente, se vuelve fácil, práctico, inmediato y gratuito tener acceso a muchos servicios: enciclopedias y bibliotecas, lugares de trabajo, bancos, redes sociales, taquillas, whatsapp, expertos en salud, etc. . ¡Sin duda muchos beneficios! Sin embargo, es frecuente que la persona que hace un uso extensivo de teléfonos móviles, dispositivos portátiles y/o internet, más que otros, muchas veces no complete las actividades que realiza; incurre en accidentes que a veces son graves o incluso mortales; se aísla de su familia y amigos; experimentar sentimientos de pavor, ansiedad o pánico.

Según un estudio realizado por el Pew Research Center[ XNMUX ], los estadounidenses pasan un promedio de casi tres horas y media al día en sus teléfonos inteligentes revisando correos electrónicos, redes sociales, viendo videos y accediendo a aplicaciones o la web. El investigador Alonso-Fernández (1999) observa que es sobre todo el smartphone el que facilita nuevas formas de adicción. Los teléfonos inteligentes y las tabletas son dispositivos portátiles que permiten satisfacer la “necesidad de red” siempre que se presente (Cagnoni, Nardone, 2002).

El pequeño tamaño lo convierte en una herramienta capaz de gratificar compulsiones en todas partes (Bianchi, Phillips, 2005; Takao, Takahashi, Kitamura, 2009) y, si por alguna razón esto no es posible, es fácil que surja la "nomofobia", es decir , el miedo a no tener móvil oa estar conectado. En estos casos, entra en pánico, se siente ansioso y aumenta su estrés.

Son numerosos los beneficios que ofrecen internet y los smartphones, paradójicamente, el peligro de que te vuelvan dependiente está muy ligado a las ventajas que ofrecen. Aumentan el éxito académico (Nalwa, Anand, 2003), permiten que personas distantes se mantengan en contacto y hagan nuevas amistades (Chou, 2001). Internet, en particular, se considera una herramienta importante para el crecimiento cultural y personal (Morgan, Cotton, 2003; Manago, Taylor, Greenfield, 2012).

Kraut y sus compañeros investigadores (1998) de la Universidad Carnegie Mellon, sin embargo, observan cómo demasiada comunicación ha llevado a la incapacidad de comunicarse con el abusador, quien puede terminar sufriendo de soledad y depresión. Cuando prefiere las redes sociales a las personas reales, cuando no puede dejar de consultar el correo electrónico, Facebook, los mensajes de WhatsApp, puede comenzar a hablar sobre la adicción a Internet..

Trastorno de adicción a Internet (IAD)[ XNMUX ] es una definición bastante amplia que abarca una gran variedad de comportamientos relacionados con la falta de control del impulso de entrar en la red. El investigador Young (1996), pionero en la investigación de la DIA, identifica cinco tipos: adicción al cibersexo; adicción a las relaciones virtuales; juegos de azar en línea; adicción a la información para descargar; adicción a los videojuegos.

La adicción creada por internet y los dispositivos portátiles crece al igual que la de las drogas y el alcohol. Como esto último, además, también lo son la lógica y las reacciones neuroquímicas subyacentes. Por ejemplo, mientras espera recibir el mensaje, enviar la hermosa foto tomada y compartir, ir a buscar la información, la palabra que falta o no recuerda, o hacer otra cosa, en la persona dependiente de estas herramientas. Hace crecer un estado de excitación que a nivel neuroquímico se traduce en la liberación de dopamina (un neurotransmisor que parece afectar el estado de ánimo).

La satisfacción del estímulo puede llegar después de un intervalo más o menos largo y es gratificante, mientras que, cuando el período de abstinencia supera un determinado umbral (variable según el nivel de dependencia alcanzado), aparecen conductas que señalan estados de ansiedad y pérdidas. .control, hasta acciones más o menos violentas. Continuar con el uso/abuso y tener siempre las mismas conductas aumenta el nivel de tolerancia. Por lo tanto, lo que antes daba placer después de un tiempo, al repetirlo, es como si agotara su eficacia. Es necesario aumentar la dosis (exposición a Internet en este caso) para evitar síntomas desagradables. Exactamente lo mismo que ocurre en el caso de la adicción a sustancias.

 

La eficacia de la terapia estratégica

Al alza están los pacientes que al presentar su problema -definido como fobia social, hipocondría, problemas de relación con los padres, pareja y otros, trastornos alimentarios, etc.- nos dicen más o menos directamente que pasan muchas horas al día en internet utilizando a dispositivos portátiles: los más utilizados son los teléfonos inteligentes y las PC, a menudo utilizados en el lugar de trabajo.

La mayoría se conectan a internet para acceder a redes sociales, jugar online, ver vídeos en youtube, whatsapp con amigos, etc. Dedican gran parte de su tiempo útil a estas prácticas hasta que les da dolor de cabeza. Pocas veces la persona con este problema pide ayuda directamente para la adicción. Son pacientes altamente resistentes (Papantuono, 2007[ XNMUX ]), ya que la compulsión de la que se sustraen se basa en la sensación de placer.

La conciencia, por tanto, es insuficiente para activarles hacia el cambio espontáneo de su comportamiento patológico del que no pueden prescindir. Por ello, sucede que no es la persona dependiente quien solicita la intervención, sino quienes le rodean. Estos últimos tratan por todos los medios de lograr cambios, pero a menudo se ven obligados a observar una situación que empeora frente a sus ojos día a día.. Profundamente probados por lo que les está pasando y desesperados acaban pidiendo ayuda.

Como primer paso, el terapeuta bloqueará aquellos intentos de solución que no hayan producido resultados y, tras haber identificado las ventajas secundarias creadas con el tiempo, (Papantuono, Portelli, 2016[ XNMUX ]) las eliminará paulatina y respetuosamente. La colaboración de los padres y/o de quienes conviven en el mismo entorno es de gran importancia cuando el paciente persiste en no reconocer el problema o si rechaza la terapia.

El tratamiento de los pacientes que son incapaces de reconocer el problema y/o de oposición es mejor que se inicie de forma indirecta, con los convivientes. Se les instruye para que no interfieran en la vida del paciente y se limiten a observar atentamente sin intervenir, precisamente para conocer al enemigo a combatir. Generalmente resulta que el problema se alimenta de los intentos que se hacen para enfrentarlo, lo que para el paciente se convierte en ventajas a bloquear y eliminar. Al bloquear los intentos de solución puestos en marcha por los que están alrededor, a menudo es posible intervenir y reducir las ventajas secundarias. Esto pone de manifiesto la necesidad de ayuda..

El paciente sin ventajas puede sentir más claramente el estado de malestar que experimenta como adicto. En el pico pedirá ayuda a quienes le rodean, quienes le aconsejarán acudir a expertos para la intervención. En este punto, el terapeuta consciente de los posibles intentos de boicot por parte del paciente que intentará permanecer atado al placer mimado que conoce, para evitar el abandono deberá moverse con cautela a pequeños pasos y mostrar seguridad y delicadeza.

Durante la investigación, el terapeuta se asegurará de encontrar puntos de contacto (recursos) para crear una relación funcional (transformar la oposición en colaboración). Para tratar de ver de qué es capaz el paciente (motivación) puede desafiarlo, a veces incluso provocándolo terapéuticamente. El terapeuta reconocerá las necesidades del paciente expresando comprensión por su dificultad/incapacidad/imposibilidad. Por otra parte, sin embargo, precisamente porque el terapeuta es quien reconoce las necesidades, pero también es aquel a quien se ha dirigido la solicitud de ayuda, este experto será quien orientará.

Las condiciones, tiempos y métodos se acordarán con el paciente. Nuestra receta prevé la posibilidad de elegir el dispositivo preferido para conectarse a la red y realizar todas las actividades deseadas, pero, durante media hora, ni un minuto más ni un minuto menos y en horarios establecidos. De esta manera ritualizamos el ritual. El objetivo terapéutico de esta maniobra es poner orden en el trastorno para que el paciente experimente la posibilidad de recuperar el control perdido.

Después de los primeros cambios, se introduce la técnica del intervalo. Consiste en posponer la visualización y/o la respuesta a la llegada de una notificación, en la primera fase durante siete minutos, luego quince, veinticinco y así sucesivamente. Después de un tiempo, el acceso al dispositivo se vuelve complicado. Es una técnica basada en la estratagema china "dejar más tarde para llegar antes". Es decir, se le pide al paciente que desinstale aquellas aplicaciones que le facilitan el acceso a sitios y algunas actividades que realiza con el smartphone. Aumentar el número de pasos y el tiempo de conexión complica la forma de acceder al sitio, al juego, etc.

Habiendo logrado un mayor control sobre el dispositivo, se le invita a apagar el teléfono en ciertos momentos del día, por ejemplo, durante las comidas, por la noche antes de acostarse, en la escuela, etc. A medida que uno avanza, gradualmente, se hace que el paciente regrese a los placeres saludables. Al reducir la exposición a las herramientas electrónicas y el tiempo de conexión, así como limitar la exposición a los rayos azules por la reducción del sueño y mayor fatiga psicofísica, el paciente recupera el control de sí mismo, vuelve a tener relaciones reales, gana tiempo. En resumen, recupera la vida que estaba desperdiciando.

 

Dra. Claudette Portelli
(psicoterapeuta, investigador oficial y docente del Centro de Terapia Estratégica)

 

[ XNMUX ] El PewResearchCentre con sede en Washington, es un centro de investigación sobre problemas sociales, opinión pública, tendencias demográficas.

[ XNMUX ] Término acuñado en 1995 por Ivan Goldberg.

[ XNMUX ] http://www.psicoterapiabrevemarche.it/web_3.0/pages.web/ita/portfolio.htm

[ XNMUX ] Para obtener más información, visite el sitio web: http://www.theocdclinic.it/pages.web/ita/news.htm

 

Bibliografía

- Alonso-Fernández F., 1999, Las otras drogas. Trabajo de juego de compras de televisión de sexo de alimentos, Ed. Univ. Romane
- Anderson M. (2015). Propiedad de dispositivos tecnológicos: 2015, In Pew Research Center 10.29. 2015
- Bianchi A., Phillips JG (2005). Predictores psicológicos del uso del teléfono móvil, In Cyberpsychology & Behavior, 8, 39-51.doi: 10.1089 / cpb.2005.8.39
- Chou C. (2001). Uso intensivo de Internet y adicción entre estudiantes universitarios taiwaneses: un estudio de entrevistas en línea, In Cyberpsychology & Behavior, 4,573-585.doi: 10.1089 / 109493101753235160
- Goldberg I. (1995). Trastorno de adicción a Internet, http://www.cog.brown.edu/brochure/people/duchon/humor/internet.addiction.html
- Kraut R., Patterson M., Lundmark V., Kiesler S., Mukopadhyay T. y Scherlis W. (1998). Paradoja de Internet: una tecnología social que reduce la participación social y el bienestar psicológico, en American Psychologist, 53,1017-1031
- Manago AM, Taylor T., Greenfield PM (2012). Yo y mis 400 amigos: La anatomía de las redes de Facebook de estudiantes universitarios, sus patrones de comunicación y bienestar, en Psicología del Desarrollo, 48, 369- 380.doi: 10.1037 / a0026338
- Morgan C., Algodón, S. (2003). La relación entre las actividades de Internet y los síntomas depresivos en una muestra de estudiantes universitarios de primer año, In Cyberpsychology & Behavior, 6,133-142. doi: 10.1089 / 109493103321640329
- Nalwa K., Anand AP (2003). Adicción a Internet en estudiantes: un motivo de preocupación, In Cyberpsychol Behav. 2003 diciembre, 6 (6): 653-6. DOI: 10.1089 / 109493103322725441
repubblica.it/spettacoli/cinema/2015/11/15/news/_perfetti_sconosciuti_-127285017/
- Nardone G., Cagnoni F. (2002). Perversiones en la red: psicopatologías desde Internet y su tratamiento, Ponte alle Grazie, Milán
- Papantuono M. (2007). Identificar y utilizar las resistencias del paciente. En http://www.psicoterapiabrevemarche.it/web_3.0/publications/ita/articolorestistenzapaziente.pdf
- Papantuono M., Portelli C. (2016). Intervención estratégica-sistémica para familias y jóvenes adictos a los Cannabinoides. En http://www.theocdclinic.it/publications/eng/dipendenze_da_sostanze_stupefacenti.pdf
- Takao M., Takahashi S. y Kitamura M. (2009). Personalidad adictiva y uso problemático del teléfono, en Cyberpsychology & Behavior, 12, 501-507.doi: 10.1089 / cpb.2009.0022
- www.pewinternet.org/2015/10/29/technology-device-ownership-2015
- Joven KS (1996). Adicción a Internet: la aparición de un nuevo trastorno clínico, en la 104ª reunión anual de la Asociación Estadounidense de Psicología, 11 de agosto de 1996. Toronto, Canadá.

Dependencia de internet y dispositivos portátiles

Adicción a Internet - Giorgio Nardone

¿Son los teléfonos inteligentes e Internet adictivos? Muchos nos preguntan: “¿Cuánto tiempo tienes que estar conectado a internet, usar tu smartphone o dispositivo portátil para hablar de adicción?”. Existen numerosos estudios relacionados con las nuevas tecnologías, internet y sus efectos en los humanos, pero nadie parece definir el tiempo de conexión "adecuado" (cantidad y frecuencia), o cuál es el uso correcto para evitar riesgos para la salud. Entonces, no hay respuestas definitivas para aquellos que hacen estas preguntas.

En general, la sospecha de la existencia del problema puede estar presente cuando el afectado, para permanecer y utilizar su medio (internet, teléfono móvil, etc.), llega a privarse de aquellos placeres comúnmente definidos como saludables (ir salir con amigos, dedicarse a los seres queridos, practicar deportes y aficiones, etc.): cuando prefiere el mundo virtual al real, cuando reacciona con nerviosismo o de forma inusual si es forzado, o si intenta prescindir de él sin éxito, cuando se descuidan las actividades laborales, las relaciones importantes e incluso ella misma.

Internet y el uso de dispositivos portátiles pueden escapar fácilmente al control del sujeto convirtiéndose en verdaderas compulsiones. El uso continuado por parte de aquellos usuarios que descubren el magnifico mundo de la web (compras online, juegos, apuestas, pornografía, chat, información constantemente actualizada, etc.), que ahora se ha hecho accesible (siempre a mano) gracias a los teléfonos móviles, acaba pasando por dictar las reglas del juego hasta hacer esclavos.

Hoy en día, tener un teléfono inteligente es barato, conveniente, acelera los procesos de trabajo, lo hace disponible en cualquier momento y en cualquier lugar, brinda seguridad. Gracias a las diversas aplicaciones que se pueden descargar en su teléfono inteligente, se vuelve fácil, práctico, inmediato y gratuito tener acceso a muchos servicios: enciclopedias y bibliotecas, lugares de trabajo, bancos, redes sociales, taquillas, whatsapp, expertos en salud, etc. . ¡Sin duda muchos beneficios! Sin embargo, es frecuente que la persona que hace un uso extensivo de teléfonos móviles, dispositivos portátiles y/o internet, más que otros, muchas veces no complete las actividades que realiza; incurre en accidentes que a veces son graves o incluso mortales; se aísla de su familia y amigos; experimentar sentimientos de pavor, ansiedad o pánico.

Según un estudio realizado por el Pew Research Center[ XNMUX ], los estadounidenses pasan un promedio de casi tres horas y media al día en sus teléfonos inteligentes revisando correos electrónicos, redes sociales, viendo videos y accediendo a aplicaciones o la web. El investigador Alonso-Fernández (1999) observa que es sobre todo el smartphone el que facilita nuevas formas de adicción. Los teléfonos inteligentes y las tabletas son dispositivos portátiles que permiten satisfacer la “necesidad de red” siempre que se presente (Cagnoni, Nardone, 2002).

El pequeño tamaño lo convierte en una herramienta capaz de gratificar compulsiones en todas partes (Bianchi, Phillips, 2005; Takao, Takahashi, Kitamura, 2009) y, si por alguna razón esto no es posible, es fácil que surja la "nomofobia", es decir , el miedo a no tener móvil oa estar conectado. En estos casos, entra en pánico, se siente ansioso y aumenta su estrés.

Son numerosos los beneficios que ofrecen internet y los smartphones, paradójicamente, el peligro de que te vuelvan dependiente está muy ligado a las ventajas que ofrecen. Aumentan el éxito académico (Nalwa, Anand, 2003), permiten que personas distantes se mantengan en contacto y hagan nuevas amistades (Chou, 2001). Internet, en particular, se considera una herramienta importante para el crecimiento cultural y personal (Morgan, Cotton, 2003; Manago, Taylor, Greenfield, 2012).

Kraut y sus compañeros investigadores (1998) de la Universidad Carnegie Mellon, sin embargo, observan cómo demasiada comunicación ha llevado a la incapacidad de comunicarse con el abusador, quien puede terminar sufriendo de soledad y depresión. Cuando prefiere las redes sociales a las personas reales, cuando no puede dejar de consultar el correo electrónico, Facebook, los mensajes de WhatsApp, puede comenzar a hablar sobre la adicción a Internet..

Trastorno de adicción a Internet (IAD)[ XNMUX ] es una definición bastante amplia que abarca una gran variedad de comportamientos relacionados con la falta de control del impulso de entrar en la red. El investigador Young (1996), pionero en la investigación de la DIA, identifica cinco tipos: adicción al cibersexo; adicción a las relaciones virtuales; juegos de azar en línea; adicción a la información para descargar; adicción a los videojuegos.

La adicción creada por internet y los dispositivos portátiles crece al igual que la de las drogas y el alcohol. Como esto último, además, también lo son la lógica y las reacciones neuroquímicas subyacentes. Por ejemplo, mientras espera recibir el mensaje, enviar la hermosa foto tomada y compartir, ir a buscar la información, la palabra que falta o no recuerda, o hacer otra cosa, en la persona dependiente de estas herramientas. Hace crecer un estado de excitación que a nivel neuroquímico se traduce en la liberación de dopamina (un neurotransmisor que parece afectar el estado de ánimo).

La satisfacción del estímulo puede llegar después de un intervalo más o menos largo y es gratificante, mientras que, cuando el período de abstinencia supera un determinado umbral (variable según el nivel de dependencia alcanzado), aparecen conductas que señalan estados de ansiedad y pérdidas. .control, hasta acciones más o menos violentas. Continuar con el uso/abuso y tener siempre las mismas conductas aumenta el nivel de tolerancia. Por lo tanto, lo que antes daba placer después de un tiempo, al repetirlo, es como si agotara su eficacia. Es necesario aumentar la dosis (exposición a Internet en este caso) para evitar síntomas desagradables. Exactamente lo mismo que ocurre en el caso de la adicción a sustancias.

 

La eficacia de la terapia estratégica

Al alza están los pacientes que al presentar su problema -definido como fobia social, hipocondría, problemas de relación con los padres, pareja y otros, trastornos alimentarios, etc.- nos dicen más o menos directamente que pasan muchas horas al día en internet utilizando a dispositivos portátiles: los más utilizados son los teléfonos inteligentes y las PC, a menudo utilizados en el lugar de trabajo.

La mayoría se conectan a internet para acceder a redes sociales, jugar online, ver vídeos en youtube, whatsapp con amigos, etc. Dedican gran parte de su tiempo útil a estas prácticas hasta que les da dolor de cabeza. Pocas veces la persona con este problema pide ayuda directamente para la adicción. Son pacientes altamente resistentes (Papantuono, 2007[ XNMUX ]), ya que la compulsión de la que se sustraen se basa en la sensación de placer.

La conciencia, por tanto, es insuficiente para activarles hacia el cambio espontáneo de su comportamiento patológico del que no pueden prescindir. Por ello, sucede que no es la persona dependiente quien solicita la intervención, sino quienes le rodean. Estos últimos tratan por todos los medios de lograr cambios, pero a menudo se ven obligados a observar una situación que empeora frente a sus ojos día a día.. Profundamente probados por lo que les está pasando y desesperados acaban pidiendo ayuda.

Como primer paso, el terapeuta bloqueará aquellos intentos de solución que no hayan producido resultados y, tras haber identificado las ventajas secundarias creadas con el tiempo, (Papantuono, Portelli, 2016[ XNMUX ]) las eliminará paulatina y respetuosamente. La colaboración de los padres y/o de quienes conviven en el mismo entorno es de gran importancia cuando el paciente persiste en no reconocer el problema o si rechaza la terapia.

El tratamiento de los pacientes que son incapaces de reconocer el problema y/o de oposición es mejor que se inicie de forma indirecta, con los convivientes. Se les instruye para que no interfieran en la vida del paciente y se limiten a observar atentamente sin intervenir, precisamente para conocer al enemigo a combatir. Generalmente resulta que el problema se alimenta de los intentos que se hacen para enfrentarlo, lo que para el paciente se convierte en ventajas a bloquear y eliminar. Al bloquear los intentos de solución puestos en marcha por los que están alrededor, a menudo es posible intervenir y reducir las ventajas secundarias. Esto pone de manifiesto la necesidad de ayuda..

El paciente sin ventajas puede sentir más claramente el estado de malestar que experimenta como adicto. En el pico pedirá ayuda a quienes le rodean, quienes le aconsejarán acudir a expertos para la intervención. En este punto, el terapeuta consciente de los posibles intentos de boicot por parte del paciente que intentará permanecer atado al placer mimado que conoce, para evitar el abandono deberá moverse con cautela a pequeños pasos y mostrar seguridad y delicadeza.

Durante la investigación, el terapeuta se asegurará de encontrar puntos de contacto (recursos) para crear una relación funcional (transformar la oposición en colaboración). Para tratar de ver de qué es capaz el paciente (motivación) puede desafiarlo, a veces incluso provocándolo terapéuticamente. El terapeuta reconocerá las necesidades del paciente expresando comprensión por su dificultad/incapacidad/imposibilidad. Por otra parte, sin embargo, precisamente porque el terapeuta es quien reconoce las necesidades, pero también es aquel a quien se ha dirigido la solicitud de ayuda, este experto será quien orientará.

Las condiciones, tiempos y métodos se acordarán con el paciente. Nuestra receta prevé la posibilidad de elegir el dispositivo preferido para conectarse a la red y realizar todas las actividades deseadas, pero, durante media hora, ni un minuto más ni un minuto menos y en horarios establecidos. De esta manera ritualizamos el ritual. El objetivo terapéutico de esta maniobra es poner orden en el trastorno para que el paciente experimente la posibilidad de recuperar el control perdido.

Después de los primeros cambios, se introduce la técnica del intervalo. Consiste en posponer la visualización y/o la respuesta a la llegada de una notificación, en la primera fase durante siete minutos, luego quince, veinticinco y así sucesivamente. Después de un tiempo, el acceso al dispositivo se vuelve complicado. Es una técnica basada en la estratagema china "dejar más tarde para llegar antes". Es decir, se le pide al paciente que desinstale aquellas aplicaciones que le facilitan el acceso a sitios y algunas actividades que realiza con el smartphone. Aumentar el número de pasos y el tiempo de conexión complica la forma de acceder al sitio, al juego, etc.

Habiendo logrado un mayor control sobre el dispositivo, se le invita a apagar el teléfono en ciertos momentos del día, por ejemplo, durante las comidas, por la noche antes de acostarse, en la escuela, etc. A medida que uno avanza, gradualmente, se hace que el paciente regrese a los placeres saludables. Al reducir la exposición a las herramientas electrónicas y el tiempo de conexión, así como limitar la exposición a los rayos azules por la reducción del sueño y mayor fatiga psicofísica, el paciente recupera el control de sí mismo, vuelve a tener relaciones reales, gana tiempo. En resumen, recupera la vida que estaba desperdiciando.

 

Dra. Claudette Portelli
(psicoterapeuta, investigador oficial y docente del Centro de Terapia Estratégica)

 

[ XNMUX ] El PewResearchCentre con sede en Washington, es un centro de investigación sobre problemas sociales, opinión pública, tendencias demográficas.

[ XNMUX ] Término acuñado en 1995 por Ivan Goldberg.

[ XNMUX ] http://www.psicoterapiabrevemarche.it/web_3.0/pages.web/ita/portfolio.htm

[ XNMUX ] Para obtener más información, visite el sitio web: http://www.theocdclinic.it/pages.web/ita/news.htm

 

Bibliografía

- Alonso-Fernández F., 1999, Las otras drogas. Trabajo de juego de compras de televisión de sexo de alimentos, Ed. Univ. Romane
- Anderson M. (2015). Propiedad de dispositivos tecnológicos: 2015, In Pew Research Center 10.29. 2015
- Bianchi A., Phillips JG (2005). Predictores psicológicos del uso del teléfono móvil, In Cyberpsychology & Behavior, 8, 39-51.doi: 10.1089 / cpb.2005.8.39
- Chou C. (2001). Uso intensivo de Internet y adicción entre estudiantes universitarios taiwaneses: un estudio de entrevistas en línea, In Cyberpsychology & Behavior, 4,573-585.doi: 10.1089 / 109493101753235160
- Goldberg I. (1995). Trastorno de adicción a Internet, http://www.cog.brown.edu/brochure/people/duchon/humor/internet.addiction.html
- Kraut R., Patterson M., Lundmark V., Kiesler S., Mukopadhyay T. y Scherlis W. (1998). Paradoja de Internet: una tecnología social que reduce la participación social y el bienestar psicológico, en American Psychologist, 53,1017-1031
- Manago AM, Taylor T., Greenfield PM (2012). Yo y mis 400 amigos: La anatomía de las redes de Facebook de estudiantes universitarios, sus patrones de comunicación y bienestar, en Psicología del Desarrollo, 48, 369- 380.doi: 10.1037 / a0026338
- Morgan C., Algodón, S. (2003). La relación entre las actividades de Internet y los síntomas depresivos en una muestra de estudiantes universitarios de primer año, In Cyberpsychology & Behavior, 6,133-142. doi: 10.1089 / 109493103321640329
- Nalwa K., Anand AP (2003). Adicción a Internet en estudiantes: un motivo de preocupación, In Cyberpsychol Behav. 2003 diciembre, 6 (6): 653-6. DOI: 10.1089 / 109493103322725441
repubblica.it/spettacoli/cinema/2015/11/15/news/_perfetti_sconosciuti_-127285017/
- Nardone G., Cagnoni F. (2002). Perversiones en la red: psicopatologías desde Internet y su tratamiento, Ponte alle Grazie, Milán
- Papantuono M. (2007). Identificar y utilizar las resistencias del paciente. En http://www.psicoterapiabrevemarche.it/web_3.0/publications/ita/articolorestistenzapaziente.pdf
- Papantuono M., Portelli C. (2016). Intervención estratégica-sistémica para familias y jóvenes adictos a los Cannabinoides. En http://www.theocdclinic.it/publications/eng/dipendenze_da_sostanze_stupefacenti.pdf
- Takao M., Takahashi S. y Kitamura M. (2009). Personalidad adictiva y uso problemático del teléfono, en Cyberpsychology & Behavior, 12, 501-507.doi: 10.1089 / cpb.2009.0022
- www.pewinternet.org/2015/10/29/technology-device-ownership-2015
- Joven KS (1996). Adicción a Internet: la aparición de un nuevo trastorno clínico, en la 104ª reunión anual de la Asociación Estadounidense de Psicología, 11 de agosto de 1996. Toronto, Canadá.

Fragmentos de código PHP Desarrollado por: XYZScripts.com