La escuela

La escuela de Especialización en psicoterapia Breve Estratégica (Reconocida por el MIUR con D. M. 20/11/2000) desde su inicio, en 1988, se ha caracterizado por asumir la metodología learning by doing, es decir, aprender haciendo.
El proceso, de carácter decididamente aplicativo-formativo, privilegia la experiencia directa de tratamiento de casos clínicos y el aprendizaje en el entrenamiento de las estrategias para el cambio y comunicación terapéutica. Todo esto en un contexto concreto de psicoterapia con pacientes reales, en lugar de utilizar contextos artificiales de narración o de sola simulación de la terapia.

Esto no quiere decir que se de poca importancia a la teoría que esta detrás de la psicoterapia breve estratégica, la cuál nace de la formulación rigurosa y de las más complejas que se pueda encontrar entre las escuelas de pensamiento del mundo de la psicoterapia. De hecho, hace parte de una epistemología avanzada y de la aplicación de la lógica no-ordinaria, que permiten la formación de modelos rigurosos pero que al mismo tiempo protegen la inventiva y la flexibilidad de la intervención.

PRIMER BIENIO

El aprendizaje se desarrolla, por una parte, a través de clases sobre los fundamentos teóricos del modelo, los protocolos de tratamiento, las técnicas y evolución del modelo de intervención; y por la otra, la didáctica se basa en la presentación y explicación de videos de casos clínicos tratados que son explicados en su estructura evidenciando las estrategias y las estratagemas aplicados, la comunicación terapéutica y la especifica modalidad de relación con el paciente.

El objetivo es facilitar un doble aprendizaje: un aprendizaje teórico y cognitivo, y un aprendizaje experiencial/de entrenamiento. Un terapeuta estratégico no es aquel que es consciente y conocedor de la teoría del modelo, sino quien sabe actuar adecuadamente basándose en el modelo aprendido.

SEGUNDO BIENIO

Después de los primeros dos años en los cuales los alumnos han sido formados con estos criterios de aprendizaje, en el segundo bienio el trabajo se basa fundamentalmente en la experiencia clínica con pacientes que la escuela ofrece a los alumnos (la única escuela que garantiza la experiencia clínica con pacientes reales que acuden directamente al instituto, en virtud de la clara fama de su Director).

Cada alumno tiene la posibilidad de tratar a los pacientes directamente en coterapia con el “maestro” Giorgio Nardone  para aprender gradualmente, bajo la constante supervisión las técnicas, estrategias y estratagemas terapéuticos y afinar la capacidad en las competencias comunicativas y relacionales. A esto se le añade el trabajo directo sobre sí mismo y con los pacientes. Cada alumno durante las sesiones formativas, participa en el trabajo de sus compañeros acompañados por didactas y supervisores de la escuela que en cada fase, a través de una continua confrontación activa, ilustran y explican el modelo de intervención y las maniobras utilizadas durante la terapia.

Esto hace que cada alumno, en el trascurso de dos años, participe activamente en más de 500 terapias  (única escuela en el mundo de la psicoterapia que garantiza esto). Además, del aprendizaje privilegiado en la práctica clínica del segundo bienio, la escuela de especialización se caracteriza por toda una serie de jornadas de formación y entrenamiento (plenarias, clases magistrales, grupos de trabajo) enfocadas a la adquisición de las técnicas terapéuticas y de comunicación modeladas según las características personales e individuales de cada uno de los alumnos, teniendo en cuenta que, una técnica no puede ser replicada como una fotocopia sino que debe ser modelada de acuerdo a las características personales de cada alumno.

El modelo moldea al alumno y así mismo, el alumno moldea el modelo a sí mismo. Al final del proceso, cada alumno habrá llevado a cabo por lo menos 5 casos clínicos bajo la supervisión directa y coterapia con el director de la escuela, habrá recibido supervisión sobre los casos que ha comenzado a tratar en su profesión personal y habrá trasformado el modelo en un vestido ajustado a la medida de sus propias características personales.

SER REALMENTE ESTRATÉGICOS

Numerosas veces se ha comparado al experto terapeuta estratégico con un maestro de artes marciales. Sin embargo, con frecuencia las asociaciones son impropias, en cambio hay una que resulta verdaderamente sensata respecto a la formación: La Escuela de formación  en psicoterapia breve estratégica de Arezzo nace analógicamente como la formación de un monje guerrero que se realizada en un antiguo  templo Shaolin, la cuna de todas las artes marciales.

Cuando el joven alumno entraba en la escuela, durante 5 años, era entrenado arduamente en todas las técnicas de combate con sus propias manos y con el objetivo de que tanto el puño como la patada se transformaran en la prolongación de la mente. Después, era entrenado por otro periodo prolongado de años en el uso de las armas para lograr que el puñal, la espada y  el arco se transformaran en la prolongación del brazo y la prolongación de la mente. Luego debía dedicarse durante otro periodo considerable de tiempo al estudio de la filosofía, ciencia, arte, retórica y música, con miras a que después de diez años de ardua labor, el arma se habría trasformado en la prolongación del brazo, el brazo en la prolongación de la mente y la mente en la prolongación del corazón.

Un terapeuta breve estratégico formado en la escuela de Arezzo no se forma fríamente solo en la técnica, como afirman algunos  denigradores, por el contrario está formado para utilizar todos sus recursos personales junto a las estrategias y estratagemas evolucionadas, y así tratar con éxito hasta las más invalidantes formas de psicopatología.

Un experto terapeuta debe ser simultáneamente científico y artista, ejecutor riguroso y performer creativo. La terapia nunca es la simple repetición de un protocolo, no puede ser jamás la rígida repetición de procedimientos en el interior de una secuencia prefijada, sino, una continua interpretación artística de un guión dramático donde la improvisación no es una excepción es más bien la regla. Pero para saber improvisar bien, como nos enseñan todos los grandes artistas, primero se necesita saber realizar lo mejor posible la técnica. Sin un aprendizaje técnico muy refinado, la improvisación es sólo irresponsable inconsciencia.

COMITÉ CIENTIFICO

Prof. Giorgio Nardone (Director del Centro di Terapia Estratégica)
Prof. Alessandro Salvini (Profesor ordinario di Psicología clínica de la Universidad de estudios de Padova)
Prof. Pio Enrico Ricci Bitti (Profesor ordinario di Psicología general de la Universidad de estudios de Boloña)

SEDES DIDACTICAS

Arezzo – P.zza S. Agostino, n.11 – 52100 (AR)
Florencia – P.zza della Repubblica, n.5 – 50123 (FI)

Richiesta informazioni

Richiesta Informazioni
Sending

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website.